La detección de monóxido de carbono es un sistema de protección frente estos gases, que se utiliza especialmente en la ventilación de aparcamientos, según describe la norma UNE 100166:2004. Los Sistemas de control y medida de la detección de monóxido de carbono están regulados por la norma UNE 23300.

¿Cuando y cómo se tienen que realizar este tipo de instalaciones?
La normativa española, define que se deberá instalar un detector de CO cada 200 m2. Su instalación se tiene que realizar en paredes o columnas a una altura entre 1,5 y 2 m (máximo).

Además la normativa recomienda cambiar los detectores cada 5 años y determina realizar una revisión del sistema a través de una empresa autorizada anualmente.

¿Cómo funciona el sistema?

El sistema de detección de CO és simple; se basa en unos detectores capaces de medir la concentración de CO y transmitir una señal a una central que tiene que estar conectada a un sistema de ventilación. Este se activará automáticamente cuando se logre una concentración de 50ppm en algún punto del aparcamiento. La central también se puede regular para que el sistema para más sensibilidad.

Revisión anual

  • Verificar los mandos de la Central de detección y alarma de CO.
  • Comprobar el funcionamiento del módulo común de información general.
  • Comprobar el correcto funcionamiento de los módulos y salidas individuales de zona.
  • Verificar la adecuación al tipo de riesgo a proteger.
  • Comprobación de la fuente de alimentación.
  •  Verificación de los detectores: filtros y sensores electroquímicos.
  •  Revisión de la vida útil de los componentes, informando al Cliente de los componentes caducados que deberán ser sustituidos.
  • Auditoría de la situación real y emisión de informe detallando la fecha.
  • Revisión de los motores y ventiladores de extracción incluyendo las correas de motor, cuadro de mandos y maniobras
Detección de monóxido de carbono