Todos los sistemas de protección contra incendios deben revisarse de forma obligatoria con periodicidad trimestral, siendo la revisión anual la única obligatoria por un mantenedor autorizado. La revisión de extintores y su mantenimiento dependerán del tipo de extintor.

Extintores de polvo

Para efectuar la revisión de extintores, independientemente de su tamaño, incluso los carros de 25 y 50 Kg sobre ruedas, es necesario comprobar la presión (N2-nitrógeno- agente propulsor) colocando un manómetro patrón en el lugar del manómetro que dispone el extintor. En este proceso el extintor no se descarga gracias a una válvula especial de la que dispone el manómetro.

Esta operación se realiza in situ en las instalaciones del cliente y no es necesario realizar la revisión de extintores en el taller.

La comprobación del correcto estado del agente extintor, es decir el polvo polivalente, se comprueba volteando el extintor y cerciorándose de que el polvo cae y no está apelmazado.

De forma adicional y con periodicidad quinquenal empezando a contar desde la fecha de fabricación, debe realizarse la operación de retimbrado.

Esta operación si requiere del traslado a un taller en el que:

– Se despresuriza el extintor

– Se vacía el agente extintor de su interior, en este caso polvo

– Se rellenan con agua y son sometidos a una prueba de sobre-presiones de alrededor de 30 bar, siendo su presión normal de trabajo en torno a los 15 bar.

Todos los extintores de polvo polivalente deben disponer por norma de una placa de fabricación sujeta al envase de forma permanente, para identificación de los datos indicados anteriormente.

Para calcular la fecha de retimbrado debe tomarse como referencia la de fabricación o último retimbrado indicado en la placa y este no debe de exceder de los 5 años.

revisión de extintores
revisión de extintores

Extintores CO2

En este tipo de extintor se emplea el mismo compuesto como agente propulsor y como extintor. Al estar cargado a 80 bar de presión no dispone de manómetro y su comprobación se realizar pesando el propio extintor en una báscula previamente calibrada.

Los extintores de CO2 llevan troquelado en el envase los datos de fabricación, entre los cuales se encuentra: el número de serie de fabricación, fecha de fabricación y último retimbrado, tara del envase.

Gracias a este último dato, es posible saber mediante la prueba de pesado del extintor si se encuentra dentro de su carga correcta. Por ejemplo, un extintor de 5 Kg de carga y 12,8 Kg de tara, nos debería dar un peso toral de 17,80 Kg.

La revisión de extintores conlleva, con periodicidad quinquenal empezando a contar desde la fecha de fabricación,  la operación de retimbrado.

Esta operación sí requiere del traslado a un taller y consta de los siguientes pasos:

– Se despresuriza el extintor

– Se vacía el agente extintor de su interior, en este caso gas CO2 trasvasándolo a un depósito durante el tiempo que duran las pruebas hidrostáticas

– Se rellenan con agua y son sometidos a una prueba de sobre presiones de alrededor de 200 bar, siendo su presión normal de trabajo en torno a 80 bar.

Llevando un mantenimiento exhaustivo y constante, nos aseguramos de que los equipos y sistemas estén preparados para cuando sea necesario su uso.