La columna seca es una instalación contra incendios para uso exclusivo de los bomberos, normalmente aplicada en edificios de altura. Está formada por una conducción vacía provista de bocas de salida en pisos y de toma de alimentación en la fachada para conexión de los equipos del servicio de extinción de incendios, que es el que proporciona a la conducción la presión y el caudal de agua necesarios para la extinción del incendio.
columna seca

Un sistema de columna seca está compuesto por 3 tipos de elementos

Toma de agua en fachada (IPF 41)

Armario o arqueta empotrada con puerta metálica, e indicación de uso exclusivo de bomberos, contenido: Conexión siamesa con llaves incorporadas, entrada roscada de 3”, y dos salidas de 70mm con racores y tapas según UNE-23400 para uso normal.

Boca de salida en pisos (IPF 39)

Armario o arqueta empotrada, con puerta practicable o frontal rompible, conteniendo: conexión siamesa con llaves incorporadas, entrada roscada de 2” ½, y dos salidas de 45mm con racores y tapas según UNE 23400 para uso normal.

Boca de salida en pisos con llave de seccionamiento (IPF 40)

Armario o arqueta empotrada, con puerta practicable o frontal rompible, conteniendo: conexión siamesa con llaves incorporadas, entrada roscada de 2” ½, dos salidas de 45mm con racores y tapas según UNE 23400 para uso normal y llave de bola para seccionamiento de 3”.

El sistema de columna seca requiere de un programa de mantenimiento periódico que garantice su fiabilidad y correcto funcionamiento cuando sean necesarios. El programa de mantenimiento se encuentra establecido en el Reglamento de Instalaciones de Protección contra Incendios (R.D. 1942/1993).

  • Cada seis meses comprobación de la accesibilidad de la entrada de la calle y tomas de piso.
  • Comprobación de la señalización. Comprobación de las tapas y correcto funcionamiento de sus cierres y bisagras (engrase si es necesario). Comprobar la operatividad de las llaves de las conexiones siamesas (apertura -cierre), y dejarlas en posición de cerradas.
  • Comprobar la operatividad de las llaves de seccionamiento (apertura-cierre) y dejarlas en posición de abiertas.
  • Comprobar que todas las tapas de los racores están bien colocadas y ajustarlas, lubricar con grasa de vaselina las juntas de los racores si fuese necesario.
  • Es aconsejable someter el sistema de columna seca, a una prueba de estanquidad y resistencia mecánica, a una presión estática de 1.470 kPa. cada cinco años.