Qué es y cómo se utiliza una boca de incendios equipada (BIE)

Una boca de incendios equipada, una BIE, es un equipo completo contra incendios que se encuentra anclado a una pared y que está conectado a la red de abastecimiento de agua. Una BIE contiene todos los elementos para que cualquier persona pueda afrontar un pequeño incendio en sus inicios.

Cada BIE cuenta con un armario fabricado en un material ignífugo (normalmente chapa). Este armario protege la BIE del exterior y contiene todos los elementos necesarios para apagar un fuego: manguera, boquilla o lanza, devanadera, válvula (llave de paso del agua) y lanza-boquilla. Una BIE también cuenta con un manómetro que permite comprobar la presión de agua y saber si es correcta (según la normativa vigente, la presión mínima que tiene que tener una BIE al lanzar el agua es de 2 bares).

Tipos de boca de incendios equipada

La normativa establece dos tipos de BIEs. A primera vista no existen apenas diferencias entre ellas. Sin embargo, su diferencia es fundamental, ya que reside en el caudal de agua que son capaces de suministrar.

Por una parte están las bocas de incendio equipadas de 25 mm de diámetro. En estas BIEs la manguera es semirrígida,  mide 20 metros y es capaz de suministrar 100 litros de agua por minutos a una presión de 3.5 bares de presión en punta de lanza.

Por otra parte están las bocas de incendio equipadas de 45 mm de diámetro. La manguera es también de 20 metros, aunque en este caso es flexible. Este equipo es capaz de suministrar 200 litros de agua por minuto a 35 bares de presión en punta de lanza.

Cómo usar una BIE

Una BIE se utiliza siempre en caso de emergencia, cuando la envergadura de las llamas ya no pueden sofocarse con extintores portátiles. En este caso, hay que usar la IBE que se encuentre entre el recorrido del fuego, sin perder de vista que quien la utilice no debe quedar atrapado por el fuego en caso de que, al no poder extinguir las llamas, tenga que evacuar. Además, hay que fijarse en que la longitud de la manguera alcance al fuego.

A la hora de utilizar la manguera de una BIE hay que tener en cuenta que una manguera de 25 mm puede ser utilizada por una sola persona, mientras que para usar una de 45 mm hacen falta al menos dos individuos debido a que la presión de ésta es muy fuerte, lo que la hace difícil de sujetar y de orientar.

Cuando dos personas están sujetando la manguera de una BIE es importante que ambas tengan la manguera a su derecha. Las piernas deben estar separadas, con una pierna adelantada respecto a la otra, cargando el peso en la pierna de atrás. La persona de delante sujeta la lanza con sus manos y dirige el chorro. La de atrás sujeta el peso de la manguera  con su antebrazo derecho y con su mano izquierda se apoya por detrás del hombro derecho de la persona que está delante para contrarrestar el empuje de retroceso ejercido por la presión del agua al salir.  Las personas zurdas pueden colocarse a la inversa. Lo importante es que los dos estén del mismo lado.

Mantenimiento de una boca de incendios equipada

La normativa exige las BIEs se sometan a diferentes revisiones y controles.

Todas las BIEs deben comprobarse cada tres meses. Se debe comprobar la accesibilidad, la señalización y el estado de los componentes. También se debe hacer una comprobación de la lectura del manómetro, engrasar y limpiar las bisagras y verificar que todos los elementos están presentes.

Además, de forma anual hay que comprobar funcionamiento de las lanzas en todas sus posiciones, comprobar el manómetro, la manguera, las juntas y los racores También hay que desmontar la manguera y hacer un ensayo.

Por último, cada 5 años hay que hacer lo que se conoce como retimbre de la BIE, es decir, hay que someter a la manguera a una prueba hidrostática aplicando una una presión de 15 kg/cm2.

 

2018-10-25T09:44:42+00:00