Protección contra incendios en conductos de ventilación y extracción de humos

La construcción de los conductos de ventilación y extracción de humos, normalmente construidos en chapa metálica, no suelen presentar las características de protección contra incendios necesarias, por lo que ser necesario adecuar dichos conductos a la normativa vigente. Esta adecuación es fundamental, ya que dichos conductos de ventilación y extracción de humos constituyen un punto clave en la protección contra el fuego, tanto si hablamos de los conductos que forman parte de la protección pasiva contra el fuego como de los conductos que funcionan como intercomunicadores en distintos sectores del incendio. No en vano, en caso de incendio, las llamas y sobre todo el humo se propagarán en un breve lapso tiempo por todo el edificio a través de los conductos de ventilación si estos no están bien protegidos. En este sentido, el objetivo fundamental de la protección contra incendios en los conductos de ventilación y extracción de humos impedir la propagación del humo, no solo debido a su elevada toxicidad y elevada temperatura, sino también porque el humo dificultará la visibilidad y hará que cunda el pánico entre la gente.

Sectorización de elementos compartimentadores

La normativa vigente exige que se mantenga la sectorización de los elementos compartimentadores cuando son atravesados por las instalaciones que mantengan el fuego desde su interior y desde el exterior a él. Concretamente, el Documento Básico Seguridad en Caso de Incendio del Código Técnico de la Edificación establece que la resistencia al fuego requerida a los elementos de compartimentación de incendios se debe mantener en los puntos en los que dichos elementos son atravesados por elementos de las instalaciones, tales como cables, tuberías, conducciones, conductos de ventilación, etc. Para ello, las alternativas disponibles son las siguientes:

  • Disponer un elemento que obture automáticamente la sección de paso y garantice en dicho punto una resistencia al fuego al menos igual a la del elemento atravesado (como compuertas cortafuegos automáticas).
  • Disponer de elementos pasantes que aporten una resistencia al menos igual a la del elemento atravesado (como conductos de ventilación).

Por otra parte, el Real Decreto 2267/2004, de 3 de diciembre, por el que se aprueba el reglamento de seguridad contra incendios en los establecimientos industriales, establece que los sistemas que incluyen conductos, tanto verticales como horizontales, que atraviesen elementos de compartimentación y cuya función no permita el uso de compuertas (extracción de humos, ventilación de vías de evacuación, etc.), deben ser resistentes al fuego o estar adecuadamente protegidos en todo su recorrido con el mismo grado de resistencia al fuego que los elementos atravesados, y ensayados conforme a las normas aplicables.

Por otra parte, los conductos de extracción de humos que transcurran por un único sector de incendio deben cumplir su función hasta el conocido como flashover (combustión súbita generalizada), es decir, hasta la transición de un incendio de su fase de desarrollo a la fase de incendio totalmente desarrollado.

Clasificación de materiales por reacción al fuego

La normativa vigente establece diferentes clases de reacción al fuego, que se denominan A1, A2, B, C, D, E y F. En el caso de los conductos de ventilación, estos cumplirán los requisitos mínimos de seguridad en caso de incendio cuando su reacción al fuego mínima de B-s3, d0.

Al hablar de resistencia al fuego de los conductos de ventilación nos referimos a la capacidad de un conducto destinado a ser parte de un sistema de distribución de aire para resistir la propagación del fuego producido en un único compartimento hacia otro compartimento, tanto si el fuego está dentro como fuera del propio conducto. En este sentido, los conductos deben cumplir con unos criterios de integridad y de aislamiento, así como con un criterio determinado de tiempo especificado en minutos.

Conductos de ventilación y extracción de humos y protección pasiva contra incendios

Los sistemas de protección pasiva contra incendios ofrecen varias soluciones que permiten cumplir con la normativa vigente, como la instalación de compuertas cortafuegos automáticas, la utilización de techos resistentes al fuego o el encierro en un pequeño sector a través de su compartimentación con materiales especiales.

En Grupo Prointex somos especialista en protección pasiva contra incendios. Consulte con nosotros su caso y le propondremos la mejor solución.

 

2018-10-25T09:44:41+00:00