La detección de un incendio en su fase inicial es clave para minimizar los daños, tanto personales como materiales, que el fuego ocasiona. Por este motivo, los detectores de incendio juegan un papel esencial en las instalaciones contra incendios.

Los detectores de incendio o detectores de humo son equipos de alta calidad, instalados conforme a la normativa europea, cuya labor consiste en vigilar su área de protección con el fin de detectar automáticamente la presencia de humo en el aire, emitiendo una señal acústica y/o visual que avisa del peligro de incendio. Se trata de un elemento fundamental para la seguridad, ya que es la forma más precoz de identificar un incendio en su fase inicial, lo que permite activar las medidas necesarias para su control y facilita la evacuación de la zona afectada.

Según el método de detección que el aparato emplea, pueden ser de dos tipos:

  • Detectores iónicos: utilizados para la detección de gases y humos de combustión que no son visibles a simple vista.
  • Detectores ópticos: identifican los humos visibles mediante la absorción o difusión de la luz, según lo cual pueden ser de varios tipos.

La secuencia de acción de los detectores automáticos es la siguiente:

  1. Activación: dependiendo del tipo de sensor instalado se activará en presencia de humo, llama o incremento de la temperatura que indique un posible incendio en su área de vigilancia. Si el fuego se propaga, se van activando los detectores que se encuentran en su línea de avance.
  2. Envío de señal: tan pronto como el detector se activa, avisa por medio de sistemas sonoros/visuales, y envía una señal a la central de incendio para proceder a evacuar el local y activar los equipos de extinción.
  3. Central de incendio: dispositivo electrónico que supervisa el sistema contra incendios y actúa como enlace con el sistema de evacuación de la edificación, el equipo de bomberos y los medios de lucha contra el fuego. Dispone de pulsadores para poder ser activada de forma manual en caso necesario.

Al igual que cualquier otro equipo de protección, los detectores deben obligatoriamente someterse a operaciones de mantenimiento por parte de profesionales homologados que garantizarán periódicamente su correcto funcionamiento en caso de incendio a través de la verificación y limpieza de los equipos centrales, detectores, pulsadores y sirenas.

En Grupo Prointex somos expertos en sistemas de protección pasiva e instalación de detectores de humo. Contacte con nosotros y nuestros expertos analizarán su caso para ofrecerle soluciones adecuadas a sus necesidades.  Estamos en la Calle Orión, nº 5, en el Polígono Industrial  «Las Cubiertas» de Griñón, Madrid