¿Qué es una pared cortafuegos?

Una pared cortafuegos es un muro con estabilidad estructural propia que garantiza la estructura del edificio en caso de incendio. Las paredes cortafuegos son capaces de resistir las llamas en caso de incendio durante aproximadamente 6 horas.

Las paredes cortafuegos separan por completo dos partes de un mismo edificio o dos edificios contiguos. El espesor de esas paredes cortafuegos es de un mínimo de 15 centímetros.

La pared cortafuegos un elemento de protección pasiva contra incendios que se considera como tal desde las cimentaciones y hasta sobrepasar, como mínimo, medio metro del borde de la cubierta. Por otra parte, los paneles de revestimiento cortafuegos pueden colocarse tanto sobre una estructura metálica como sobre una estructura de hormigón.

Cabe destacar que todas las aberturas de las paredes cortafuegos deben estar protegidas con sistemas de auto cierre de acuerdo con la legislación vigente. Además, algunas paredes cortafuegos tienen en su interior celdas cerradas llenas de aire. Esto permite al material ofrecer una gran resistencia frente a la transmisión del calor.

Es importante señalar que las paredes cortafuegos no solo ayudan a garantizar la estabilidad estructural del edificio y a contener la propagación del fuego, sino que también garantiza la ruta de evacuación de las personas que se encuentren en el edificio, gracias a la compartimentación que ofrecen estas paredes.

Edificios con pared cortafuegos

El diseño de un edificio debe incluir la división en compartimentos de modo que cada uno de ellos impida que el incendio se propague a los compartimentos vecinos durante un determinado lapso. De este modo, la compartimentación cumple la función de controlar el incendio, garantizando así la seguridad de todos los ocupantes del edificio y reducir daños.

Además, las paredes cortafuegos evitan que el fuego se propague a edificios adyacentes. Por eso, para que una pared cortafuegos sea eficaz debe construirse de forma que el fuego no pueda rodearlo, ni a lo largo de las fachadas colindantes ni por encima del tejado.

Es importante tener en cuenta muchos incendios que afectan a un edificio tienen su origen en el exterior de este. Este es otro motivo que justifica la importación de las paredes cortafuegos. De hecho, la resistencia al fuego de los muros externos es muy importante para la protección del edificio. Además, con la extensión de los edificios, los muros externos se convierten en muros internos, incluso en muros de separación entre divisiones.

En Grupo Prointex somos especialista en protección pasiva y activa contra  incendios. Consulte con nosotros su caso y le propondremos la mejor solución.

2018-11-29T16:40:17+00:00