Soluciones de protección pasiva para estructuras de acero

Las soluciones de protección pasiva para estructuras de acero son completamente imprescindibles ya que las estructuras de acero son un sistema de construcción muy utilizado en todo el mundo cuya principal ventaja es que poseen una gran resistencia por unidad de peso, lo que otorga a este tipo de estructura una tremenda versatilidad y la posibilidad de realizar estructuras complejas a la vez que livianas.

Sin embargo, el acero tiene una desventaja: su conductividad térmica. El aumento progresivo  de la temperatura unido a la gran transmisión de calor que realiza el acero hace  que la capacidad portante y la resistencia mecánica de las estructuras se vean reducidas considerablemente. De hecho, a partir de 250 ºC se modifica su resistencia y su límite elástico. Aproximadamente a partir de 500 ºC la caída de resistencia es lo suficientemente grande para no soportar su carga de diseño.

Cómo se comporta  del acero ante el fuego

El acero cambia con la temperatura y reduce tanto los valores resistentes como su límite elástico.  En este sentido, cabe destacar que el acero tiene una fase plástica muy importante y se deforma mucho antes de su rotura.

Para la protección del acero frente al fuego, se deben conocer dos valores: la temperatura crítica y el factor de forma (masividad).

  • Temperatura crítica: Es la temperatura de un elemento con una capacidad portante igual a las cargas actuantes. En el caso del acero está determinada por la UNE-EN 1993-1-1. Habitualmente la temperatura crítica del acero llega a 500ºC (para acero grueso de clase 1, 2 y 3), ya que se considera que a partir de esta temperatura el elemento puede entrar en colapso. En el caso de secciones esbeltas, la temperatura crítica es de 350ºC.
  • Factor de forma (masividad): Es la relación entre el área exterior del perfil con protección contorneada, por unidad de longitud y el volumen de acero contenido en dicha área por unidad de longitud.

Soluciones de protección pasiva para estructuras de acero

Para para añadir estabilidad al fuego al acero se pueden utilizar diferentes sistemas de protección pasiva, como pintura, morteros de perlita y vermiculita y placas o paneles.

  • La protección de la estabilidad al fuego de las pinturas la da el grosor, que se mide en micras.
  • La protección de la estabilidad al fuego de los morteros de perlita y vermiculita la da también el grosor, que se mide en milímetros.
  • En cuanto a los paneles o placas, según la resistencia al fuego será necesario poner más o menos elementos para llegar al grosor que indique el ensayo.

Protección del acero con vigas y pilares

Para las soluciones de protección pasiva para estructuras de acero de vigas y pilares hay que conocer la resistencia al fuego que indica la normativa, calcular el factor de forma del perfil a proteger, y aplicar las tablas a la temperatura crítica escogida (habitual 500ºC) del ensayo de los fabricantes del producto escogido para protegerlos.

 Elementos de sustitución (tipo NOU BAU)

El NOU BAU es un sistema de sustitución funcional de vigas degradadas. Este sistema no es un elemento de refuerzo, sino de sustitución que suele utilizarse para sustituir perfiles en mal estado.

Puesto que es un elemento de sustitución, no debe tenerse en cuenta el perfil sustituido de cara a la protección al fuego. El elemento que se debe proteger contra el fuego es el sistema nuevo instalado. Para ello se utiliza el mismo criterio que los forjados colaborantes, ya que no hay ensayos específicos.

En Grupo Prointex somos expertos en sistemas de protección pasiva para estructuras de acero. Contacte con nosotros y nuestros expertos analizarán su caso para ofrecerle soluciones a sus demandas.  Estamos en la Calle Orión, nº 5, en el Polígono Industrial  “Las Cubiertas” de Griñón, Madrid

 

 

2018-10-25T09:44:40+00:00