Las normativas de protección contra incendios exigen que cada elemento estructural esté diseñado para evitar la pérdida acelerada de su capacidad portante en caso de declararse un fuego. Las estructuras de madera, en contra de lo que pueda parecer, pueden protegerse contra el fuego con medidas de protección pasiva. De hecho, si está correctamente dimensionada, una estructura de madera puede resistir el fuego por más tiempo de lo que se cree. El problema de la madera es que es altamente inflamable, por lo que requiere de medios efectivos de protección.

Protección pasiva para estructuras de madera

Al hablar de estructuras de madera y protección pasiva debemos distinguir entre resistencia al fuego sin protección y resistencia al fuego con protección. El Anexo E del DB SI explica cómo calcular con el método de la sección reducida la resistencia al fuego de la madera sin protección. Si después de realizar este cálculo no se llega a la estabilidad al fuego que se requiere hay que plantearse la protección de la madera.

A pesar de ser altamente inflamable, la madera es un material con muy buenas características en situación de incendio. Esto se debe a que, por un parte, la madera ofrece un buen aislamiento térmico. Por otra parte, la capa carbonizada aísla hasta seis veces más que la madera no afectada. Esto hace que se ‘autoaísle’ de la temperatura. Además, la temperatura de autoignición de la madera en superficie es superior a 400º C, es decir, que la madera no empieza arder por sí misma sin presencia de llama hasta que no alcanza esa temperatura.

Protección pasiva de forjados de madera

Para la protección de los forjados donde los elementos estructurales, es decir, las vigas, son de madera, hay diferentes sistemas: la instalación de placas y la proyección de mortero o lana de roca.

La instalación de placas es un sistema que oculta las vigas protegidas. Este sistema se basa en la instalación de un falso techo con placas ensayadas contra el fuego. El grueso de las placas depende directamente de la estabilidad al fuego que se pida en cada caso.

El sistema de proyección de mortero o lana de roca consiste la aplicación en la parte inferior con proyectado de lana de roca mineral o con proyectado de mortero perlítico, empleando  para ello una malla metálica de apoyo. El grosor  de mortero que se debe aplicar depende de cada fabricante, por lo que hay que ver sus ensayos para saber cuánto utilizar.

Elementos individuales de protección

Se pueden instalar diferentes sistemas individuales en las estructuras de madera como medida de protección pasiva contra incendios. Estos elementos pueden ser:

  • Instalación de placas de fibrosilicato o paneles de lana de roca. Este sistema  oculta los elementos protegidos. Consiste en encajonar el perfil según instrucciones del fabricante del sistema empleado.
  • Proyección de mortero o lana de roca. Deben darse las condiciones apropiadas para usar este elemento, poniendo especial atención en el certificado del producto
  • Pintura o barniz intumescente, que tiene la capacidad de estas pinturas a hincharse por la acción del calor hasta el punto de que la espuma que produce la reacción es capaz de aislar la superficie, de modo que mejora la resistencia de la estructura ante un eventual incendio.

En Grupo Prointex somos especialistas en protección pasiva y activa contra  incendios. Consulte con nosotros su caso y le propondremos la mejor solución. Estamos en la C/ Orión, nº 5, Pol. Ind. “Las Cubiertas”  en Griñón. Nuestro teléfono es el 91 818 75 80 y nuestro correo info@grupoprointex.com