Reciclaje de extintores de polvo

Los extintores tienen una vida máxima útil de 20 años. Pasado ese periodo de tiempo, y siempre que no estén en condiciones óptimas o que no cumplan con la normativa, se debe proceder al reciclaje de  extintores de polvo. Pero, ¿qué ocurre con un extintor cuando acaba su vida útil? ¿Quién se ocupa de gestionar la retirada de los extintores que ya no valen? ¿Qué se hace con ellos?

No cabe duda de que los extintores pueden producir una enorme cantidad de residuos. Estos residuos deben ser gestionados eficazmente. De hecho, existe una estricta normativa medioambiental sobre gestión de residuos que afecta a los sistemas de extinción de incendios en general. Por este motivo, existen empresas que se encargan de la retirada de los extintores de polvo que ya no son útiles y que gestionan su destrucción o reciclado. Estas empresas, por lo general, reciclan al máximo los viejos extintores usando métodos ecológicos siguiendo la normativa vigente.

¿Cómo se recicla un extintor de polvo?

Como ya hemos visto, cuando los extintores de polvo quedan fuera de servicio pueden reciclarse. Un extintor que ya no puede emplearse para tal fin se puede aprovechar para sacar diversos materiales.

Lo habitual es contratar a una empresa especializada que se ocupe de retirar los extintores y desmontarlos de forma segura, siguiendo la normativa vigente. De hecho, el propietario del extintor tiene que dejar constancia en el informe anual sobre la retirada los extintores y justificar qué ha pasado con ellos, para lo cual la empresa que los retira emite un albarán de retirada y un certificado sobre el reciclaje de los diferentes elementos.

Por su parte, el desmontaje del extintor es un proceso delicado que no puede llevarlo a cabo cualquiera, sino que solo puede hacerlo un profesional cualificado específicamente para ello. Los extintores son aparatos montados a presión, y desmontarlo es una acción peligrosa. Por eso, las empresas habilitadas para el reciclaje de extintores deben contar con personal cualificado para la gestión de residuos procedentes de extintores y cumplir con la normativa vigente, actualmente publicado en el Real Decreto 2060/2008, de 12 de diciembre, por el que se aprueba el reglamento de equipos a presión y sus instrucciones técnicas complementarias.

Una vez desmontado el extintor se separan sus componentes, a saber, acero, PVC, agente extintor (polvo) y manguera.

  • Con el acero que se obtiene de la botella se pueden fabricar nuevas botellas de acero. La principal ventaja de reciclar las botellas es que la emisión de CO2 que se produce en la fabricación de botellas con acero reciclado es entre 3 y 4 veces menor que usando el método tradicional.
  • El PVC de las boquillas de los extintores retirados se emplea para la fabricación de una gran cantidad de productos, como envases, embalajes, mobiliario, fibras textiles, calzado, tubos, cables, y un largo etcétera.
  • De las mangueras se obtiene un producto que sirve para fabricar suelos, aislantes, recubrimientos, y mucho más.
  • El polvo de los extintores sirve para fabricar abonos fitosanitarios

En Grupo Prointex somos especialistas en instalación y mantenimiento de equipos de protección contra incendios. Consulte con nosotros su caso y le propondremos la mejor solución. Estamos en C/ Orión, nº 5, Pol. Ind. “Las Cubiertas”, 28971 Griñón, Madrid.

 

2018-10-25T09:44:41+00:00