Sistemas de rociadores automáticos: Qué son y cómo funcionan

Los rociadores automáticos o sprinklers son uno de los sistema de protección contra incendios más conocidos, ya que es uno de los más antiguos, que realiza las funciones de detección y extinción de incendios.

Los sistemas de rociadores automáticos son también uno de los sistemas de extinciòn de incendios más populares ya que, además de lo anterior, son silenciosos, están siempre alerta para reaccionar y no necesitan que nadie intervenga para que se pongan en marcha. Por algo se considera a los sistemas de rociadores automáticos como el método más eficientes para evitar la propagación de incendios y salvar vidas.

Los rociadores automáticos permiten detectar un conato de incendio y apagarlo con agua o controlarlo durante un tiempo mientras se pone en marcha otro sistema más eficaz.

Uno de los motivos por los que este sistema es tan conocido y popular es debido a que los rociadores automáticos permite protegen prácticamente todos los inmuebles, excepto cuando se da la circunstancia de que el agua no sea recomendable como agente extintor y deban emplearse otros sistemas. Otra de sus ventajas es que, dado que los rociadores automáticos no requieren otro sistema que los active,  son totalmente independientes.

Eficacia comprobada

 ¿Sabías que el 98% de los incendios que se producen en lugares donde hay instalados rociadores automáticos se controlan desde su inicio sin ningún tipo de intervención humana y sin causar daños de consideración?

Además de controlar el fuego en sus comienzos, los rociadores automáticos también envían una alarma que llega a los bomberos, lo cual también facilita su trabajo y evita que el fuego se propague en caso de que los rociadores no hayan podido extinguirlo.

Cómo funcionan los rociadores automáticos

Los sistemas de rociadores automáticos más populares son los rociadores de tubería. En estos sistemas, los rociadores automáticos son unas boquillas de descarga de agua que están conectadas a una red hidráulica presurizada. Cuando las boquillas detectan una subida de temperatura dan lugar un desprendimiento de una parte de su cuerpo, lo permite liberar agua a presión en cantidad suficiente como para mojar un área determinada. Es decir, el rociador es en primera instancia un detector de incendios que se activa por el calor. A su vez, es un extintor de incendios que utiliza agua a presión.

Estos rociadores pueden estar presurizados con agua, llamados sistemas de tubería húmeda, o con aire, conocidso como sistemas de tubería seca. Este último sistema es el que se usa en las zonas donde bajan mucho las temperaturas para evitar que el agua se congele en las tubería.

Si el fuego es tan intenso que no se reduce el calor en unos segundos (es decir, que el rociador no es capaz de apagar el fuego) el sistema activa otro rociador, y así sucesivamente, hasta que se activan todos los rociadores.

Además de apagar o controlar el foco de incendio, este tipo de rociadores también cumplen otra función importante: la refrigeración de la zona. Esto permite proteger estructuras importantes para evitar que se deformen materiales como la madera o el hierro, lo que evita o, al menos, minimiza, la necesidad de reforma posterior.

Además de los sistemas húmedos de rociadores automáticos existen otros tipos de rociadores.  Uno de estos sistemas es el sistema de rociadores de acción previa, cuyas tuberías no están presurizadas. Cuando este sistema detecta la subida de temperatura envía una señal a una válvula que contiene el agua bajo presión, dando lugar a la liberación del agua, que corre por las tuberías para descargar el agua por las boquillas.  Este sistema permite prevenir una descarga de agua accidental que pueda dañar elementos importantes, por lo que es muy adecuado para museos, salas blancas de laboratorios o lugares donde haya muebles o enseres de gran valor.

Otro es el sistema de rociadores de diluvio,  que utiliza rociadores abiertos sin elemento termosensible interconectados a un sistema de detección de incendios, de forma que, cuando se activa el sistema de detección, se envía una señal de apertura a la válvula que contiene el agua bajo presión y el agua fluye por todos los rociadores.

Instalación y mantenimiento de rociadores automáticos

Si estás interesado instalar un sistema de rociadores automáticos o necesitas un equipo profesional para hacer el mantenimiento y revisión de un sistema ya instalado no dudes en contactar con Grupo Prointex.  Nuestros equipo de mantenedores e instaladores de todo tipo de sistemas contra incendio revisará tu caso y te propondrá la mejor solución.

2018-10-25T09:44:42+00:00