Seguridad en los almacenes logísticos

La seguridad en el almacén es un punto fundamental para poder trabajar con menos riesgos y más eficacia. Para ello debemos cumplir las normas de seguridad y prevenir con un buen mantenimiento del almacén, sistemas antiincendios y de seguridad y una correcta formación de los trabajadores.

En un almacén nos encontramos con diferentes tipos de riesgos según la actividad realizada. Uno de ellos son los incendios. La presencia de diferentes materiales inflamables y combustibles es un riesgo a tener en cuenta en cualquier almacén logístico. El uso de diversa maquinaria aumenta ese riesgo, ya que estas maquinarias poseen combustibles y baterías que pueden provocar incendios o explosiones.

Para combatir estos posibles incidentes lo mejor es la prevención. Por un lado, nos hace falta tener buenos sistemas contra incendios. En Prointex te ofrecemos nuestra amplia experiencia en el sector para la protección de tu almacén, tanto para la instalación como para el mantenimiento de estos sistemas contra incendios.

También es necesaria la revisión periódica de la maquinaria y la formación de los operarios para su buen uso. Un buen ejemplo a tener en cuenta son las carretillas elevadoras. Son unas de las máquinas más habituales en un almacén logístico. Permiten la elevación de diversas cargas y su transporte, por lo que resultan muy útiles. Pero su uso también entraña riesgos.

Entre ellos nos encontramos caídas de los materiales, de los trabajadores, las caídas desde alturas y los choques. Además, por su mal uso o inadecuado mantenimiento se pueden producir incendios e intoxicaciones de los operarios. Esto es debido a los motores y baterías de estás maquinas. Tenemos que asegurarnos que nuestras carretillas estén en perfectas condiciones, posean los mejores sistemas contra riesgos y los trabajadores estén formados adecuadamente para utilizarlas.

Es importante además que los lugares de trabajo, muchas veces cerrados, tengan la suficiente ventilación. Los diversos materiales a transportar también suponen un riesgo químico a tener en cuenta. Así como los posibles focos de ignición, especialmente en la zona de carga de las baterías de estas máquinas.

Como señala José Ramón Padilla, socio de Padilla Carretillas: “La mejor prevención es el mantenimiento adecuado y la formación de los operarios. Con una revisión periódica de circuitos, depósitos, acoplamiento de combustible y batería, nos ahorraremos muchos disgustos. También es importante que la zona de carga de baterías esté exenta de focos de ignición y bien ventilada.”

Cualquier empresa logística que use este tipo de maquinaria en su almacén debe contar con un buen plan de prevención de riesgos, así como disponer de los mejores sistemas para prevenir accidentes e incendios. La seguridad de todos está en juego.